Nacidos para la esperanza. El hombre en busca de sentido

Foto de Ramón Espinosa
Premio de Fotoperiodismo de Gijón

Acabábamos de ser testigos de la tragedia vivida en Haití. Era enero de 2010. Como tantas veces que, de forma más o menos directa, me he encontrado con una situación marcada por el dolor y el sufrimiento de los inocentes, vino a mi cabeza este libro de Víctor Frankl que ha hecho profunda mella en innumerables lectores. Aquella noche, con la ayuda de sus reflexiones como superviente de Auschwitz, quisimos que el programa A cielo abierto fuera una invitación a la solidaridad y a la esperanza.

La sección completa de “La Biblioteca de Angelandría” la podéis escuchar aquí:

Si preferís una adaptación escrita, aquí va, en una mezcla de sonidos, palabras e imágenes:

Abriendo la Biblioteca

La tragedia de Haití nos ha golpeado de un modo brutal, dejándonos probablemente sin capacidad de dar respuestas. Esta noche abrimos la biblioteca para encontrar un poco de luz y otro poco de esperanza. Lo hacemos de la mano de un verdadero “experto en humanidad”, Viktor Frankl. Sus investigaciones en el campo de la psiquiatría, y su propia experiencia como superviviente del infierno de Auschwitz, le conceden particular autoridad para hablarnos del sufrimiento y también de su posible sentido. El libro que proponemos hoy es una obra maestra, ciertamente, pero al alcance de cualquier lector. Captura nuestra atención desde el primer momento: El hombre en busca de sentido.

El Dr. Frankl

He querido servirme de este tema para introducir una breve presentación del autor. Esta oración judía, “Escucha, Israel”, guarda relación con uno de los momentos que marcarían definitivamente su vida: la llegada al campo de exterminio de Auschwitz.

Tras el penoso viaje en tren, los prisioneros eran despojados de lo poco que a esas alturas les quedaba. Aquel joven y brillante médico se aferraba a unos papeles: un proyecto de libro, donde planteaba una nueva forma de enfocar la psiquiatría. No pudo conservarlos, aunque las ideas quedarían almacenadas en su mente y el libro se publicaría años después. El expolio culminaba con la entrega de la ropa. A cambio, recibían los tristemente célebres monos: el “pijama de rayas”. A Frankl le correspondió uno que había pertenecido a un judío, muerto poco antes de su llegada. En los bolsillos, solo halló un pequeño papel con una frase, que el doctor guardaría como un tesoro durante toda su estancia: “Shma Israel“. Se trata de una de las oraciones más importantes para los judíos. Con ella reafirman su creencia en un solo Dios y manifiestan su aceptación de la voluntad divina. Al doctor le gustaba imaginar que, muy probablemente, aquel hombre había tenido antes de morir esa plegaria en sus labios: un vínculo de unión con su pueblo sufriente, un último aliento de fe en su Dios, justo antes de atravesar el umbral de la vida.

Pero, ¿cómo había transcurrido la de Víktor Frankl hasta entonces? Había nacido en Viena, en 1905. Pertenecía a una de las muchas familias judías que formaban parte de la burguesía de aquella sociedad dinámica y en plena efervescencia de ideas.  Su padre accedió al funcionariado de la administración imperial y, con mucho sacrificio, llegó a adquirir una posición estable, más o menos acomodada.

Desde pequeño, Frankl mostró unas aptitudes intelectuales extraordinarias. Durante sus estudios de medicina fue un alumno aventajado. Se especializó en Psiquiatría y, pudo conocer de primera mano las teorías del psicoanálisis desarrolladas por Freud. Comenzó a elaborar nuevas hipótesis, que se distanciaban de los postulados psicoanalíticos: el desarrollo de estas primeras intuiciones daría origen, con el tiempo, a su formulación de la Logoterapia. Justo cuando encaminaba los primeros pasos de una carrera profesional que parecía muy prometedora, le sorprendió -como a tantos otros- la anexión de Austria por parte de la Alemania nazi.

En diciembre de 1941, en medio de la barbarie y las persecución, se casa con Tilly Grosser. El matrimonio apenas puede convivir unos cuantos meses, pues en septiembre de 1942 son apresados, los separan y comienza su largo itinerario por distintos campos de concentración. De todos los miembros de su familia (los padres, su hermano Walter, y su mujer), sólo sobrevivirá él… Esta terrible experiencia será el humus del libro que hoy comentamos.

¿Cuál es su legado? Resulta difícil condensar todo lo que ha aportado Frankl a través de sus obras y de su vida, pero me parece un testimonio extraordinario de defensa de la dignidad humana y de un sano optimismo vital, que ancla su fundamento en la condición espiritual de los hombres: seres libres, capaces de encontrar y dar sentido a su vida, por encima de la presión de las circunstancias.

Ahora, con la ayuda de la música infantil Brundibár de Hans Krása (compositor checo, muerto en Auschwitz en 1941), vamos a visitar una biblioteca muy especial.

La Biblioteca del Holocaust Memorial Museum

En busca de nuestra biblioteca, viajamos a Estados Unidos, donde Frankl fue profesor de varias universidades. Tenemos que dirigirnos hasta Washington D. C., para acceder al “Museo Memorial del Holocausto”, creado en el año 1979, bajo el mandato de Jimmy Carter.

Holocaust Memorial Museum

El museo es parada obligada para quien visita la ciudad. Baste decir que por sus muros han pasado ya: casi 30 millones de personas y 85 jefes de estado. Adscrita al museo, se encuentra la biblioteca, que sirve también como apoyo bibliográfico y hemerográfico a dos instituciones de gran importancia ligadas al museo: Centro de Estudios Avanzados sobre el Holocausto y el Comité de Conciencia (organismo encargado de velar para prevenir y denunciar cualquier clase de genocidio).

Aunque se trate de una biblioteca tan especializada, me parece que su material es de interés para todos: en la medida que nos facilita mantener el recuerdo vivo de uno de los acontecimientos más terribles en la historia de la humanidad, al tiempo que es una invitación a recorrer el devenir histórico desde el ángulo de las víctimas (verdaderas protagonistas tanta veces silenciadas).

Y, concluida la fugaz visita, llega el momento de dar algunas pistas sobre el libro que proponemos esta semana. En este caso, una canción yiddish, nos sirve como telón de fondo:

3- La Meva Porta

Buscadores de sentido

Aunque sea un detalle muy crudo, me gustaría recordar que esta canción era frecuentemente solicitada por los guardianes nazis, incluso obligaban a cantarla a algunos presos antes de entrar en la cámara de gas. Ése es el mundo que le toca vivir a Frankl y el que nos encontramos en el libro.

Aunque la narración tenga mucho de testimonial, El hombre en busca de sentido se escapa del género de las memorias, ya que el objetivo de Frankl consiste en ofrecer al lector un estudio psicológico de las diversas etapas por las que atraviesa un preso sometido a las condiciones extremas de los campos de exterminio.

El lector descubre tendencias generales, lógicas, motivadas por las circunstancias; pero Frankl, junto a eso, quiere destacar las respuestas particulares. Es precisamente este punto el que más llama la atención. Compartiendo actitudes comunes: cada persona reacciona de un modo único ante la terrible encrucijada que, cada día, plantea la vida en los barracones. El relato sigue una evolución lineal en el tiempo, desde el viaje en tren hacia Auschwitz, hasta la vivencia de la liberación; pero lo hace a través de instantáneas breves y significativas.

Cada una de esas anécdotas revela mecanismos esenciales del comportamiento: la capacidad de resistencia, la fuerza del impulso solidario, la parálisis provocada por el miedo, la tentación del abandono, el conflicto interior entre mantenerse fiel a unos principios o venderlos a cambio de unas migajas de “bienestar”, el abismo de maldad que puede habitar en el corazón humano, etc. Al finalizar el libro, su narrador nos ayuda a extraer algunas conclusiones.

La primera es una defensa argumentada de la libertad humana: no somos autómatas, ni estamos determinados por el contexto, por extremo que este sea. Cada persona da una respuesta única, irrepetible. En segundo lugar, Frankl muestra que la clave de la resistencia reside en crear sentido (o, más bien, saber encontrarlo de forma creativa). Finalmente, ese sentido está ligado a nuestra condición auto trascendente, el ser-para… Nos hallamos en la medida en que somos capaces de ligarnos al Otro, a los otros.

Ninguna explicación mejor para comprender estas ideas que el fragmento del libro que es hoy nuestra joya de la semana. En este pasaje se expresa, con una intensidad difícilmente superable, la fuerza del amor, aun cuando todo parece perdido.

La joya de la semana

Joya de la semana
Locución Dani Sánchez 

“¿Es que no podéis daros prisa, cerdos?”… Al cabo de unos minutos reanudamos el trabajo en la zanja, donde lo dejamos el día anterior.

Mi mente se aferraba aún a la imagen de mi mujer.

Un pensamiento me asaltó: ¡ni siquiera sabía si ella vivía aún!

Sólo sabía una cosa, algo que para entonces ya había aprendido bien: que el amor trasciende la persona física del ser amado y encuentra su significado más profundo en su propio espíritu, en su yo íntimo. Que esté o no presente esa persona, incluso que continúe viviendo o no, pierde de algún modo su importancia.

No sabía si mi mujer estaba viva, ni tenía modo de averiguarlo, pero para entonces ya había dejado de importarme, no necesitaba saberlo, nada podía alterar la fuerza de mi amor, de mis pensamientos o de la imagen de mi amada.

Si entonces hubiera sabido que mi mujer estaba muerta, creo que hubiera seguido entregándome —insensible a tal hecho— a la contemplación de su imagen y que hubiera seguido conversando con ella con la misma viveza y satisfacción: “Sella conmigo tu corazón… pues fuerte como la muerte es el amor”.

2 pensamientos en “Nacidos para la esperanza. El hombre en busca de sentido

  1. Conozco bastante bien, me atrevería a decir, la obra de Frankl, y sinceramente, me ha sorprendido muy gratamente esta entrada. ¡Gracias, muchas gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s